Saltar al contenido
Cuna Nido

La llegada de un bebé

Qué es el colecho

La llegada de un bebé es siempre sorprendente, emocionante y, en ocasiones preocupante.

Has estado durante nueve meses haciéndote a la idea de cómo sería ese momento, y finalmente ha llegado. La llegada del bebé ha sido puntual, pero no por eso ha dejado de ser sorprendente. Y es que, aunque has tratado de tenerlo todo preparado, al final se te ha ido de las manos y se han quedado mil cosas por hacer.

Respira hondo, y relájate. No eres tú. Cuando llega un nuevo bebé a casa, los nuevos padres siempre encontramos que hay algo que no está en su sitio. Miles de detalles que se nos escapan, y por supuesto, miles de situaciones que no tenemos en absoluto controladas.

¿Cómo preparar la llegada del bebé?

Aquí encontrarás ayuda para conocer un poco más al bebé que acabas de tener.

Los bebés, en su mayoría, lo único que hacen a lo largo del día es comer, dormir, llorar y hacer caca. Pero sus movimientos, las razones por las que lloran, sus respiraciones entrecortadas o los ruidos que hacen mientras duermen, muchas veces se convierten en causa de preocupación. Todo es nuevo, y no sabemos cómo afrontarlo.

No te preocupes, en su mayoría son normales. Aquí te vamos a contar algunas de las cosas que hace un bebé recién nacido:

Llorar. Es la forma que tienen los bebés de comunicarse. No hablan, no hacen gestos, su forma de pedir comida, decir que tienen sueño, que algo les duele, o simplemente que quieren estar con papá o mamá es ésta.

Poco aprenderás a diferenciar cuál es la razón por la que tu bebé está llorando. Así que no permitas que esto te altere o pongas nervioso.

Eruptar. Los bebés cuando toman el biberón o pecho tragan aire si no se hace correctamente. Así que ese aire tienen que expulsarlo de alguna manera. Trata de mantener erguido al bebé después de comer, o en alguna posición en que le facilites la expulsión del aire, para que no esté tan incómodo.

Respiraciones entrecortadas. En ocasiones, y sobre todo al principio cuando son recién nacidos, los bebés tienen gran cantidad de secreciones. Esto hace que ronquen mientras duermen, y no se debe siempre a que estén resfriados.

A veces pueden respirar muy seguido, hacer pausas cortas, y después seguir respirando normal. Esto lo hacen en periodos intermitentes. Las pausas cortas no tienen importancia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *