Saltar al contenido
Cuna Nido

Intentando Dormir al Bebé

Dormir al bebe

Dormir al bebé ha sido siempre una de las asignaturas pendientes de las mamis. No hay nadie que sepa cuál es la técnica exacta que te va a permitir descansar por las noches cuando tienes un bebé recién nacido. Además, cada bebé es diferente, y las circunstancias que lo rodean también lo son.

Probablemente una de las cosas que más te echan para atrás a la hora de tener otro bebé, es el tema del sueño. Y es que no hay peor martirio que el que sufrimos las madres y padres, especialmente los primerizos, que no sabemos, ni siquiera imaginamos, todas las noches que vamos a quedarnos sin dormir por culpa de nuestro bebé.

Y no es que necesariamente les ocurra nada. Pero es que los bebés no duermen tanto como nos han contado. Eso de: ” voy a dormir como un bebé” No es algo que tenga fundamento científico de ningún tipo.

Los bebés han estado dentro del vientre materno durante más de 9 meses, y es normal que cuando salen tengan ese desasosiego que les impide estar tranquilos durante un tiempo, si no están cerca de mamá. Así que vamos a ver 7 trucos para intentar dormir al bebé:

Truco Número 1: Envuelve a tu bebé con una gasa de muselina.

Hay quien dice que es un método bastante efectivo. Al haber estado recogidos en el útero materno, los bebés necesitan estar sujetos para estar tranquilos. Envolverlos en una tela suave, transpirable y un poco elástica, como son las muselinas, ayuda mucho en la tarea de que concien el sueño.

Truco Número 2: Asegúrate de que tu bebé está perfecto.

Mira si necesita un cambio de pañal, o tiene hambre. O quizás tenga la necesidad de estar con mamá o papá un poco más.

Truco Número 3: Duerme con el bebé.

Algunos bebés sienten más necesidad de estar cerca de su mamá o papá, de su olor. Y se sienten más protegidos si los pones dentro de tu cama. Así que la utilización de una cuna de colecho, babynest o cunita nido puede ser una opción muy buena si crees que dormirá mejor. A veces se soluciona así de fácil.

Truco Número 5: Da un baño al bebé antes de ir a dormir.

¿Quién no se siente más relajado después de un baño calentito? En muchos casos, el bebé se encuentra hiper estimulado después de todo el día, y el cansancio extremo puede llevarles a no dormirse todo lo rápido que necesitan. En ocasiones, caen rendidos, pero después se despiertan a lo largo de la noche. Puedes también tratar de que tu bebé tenga pequeñas siestas a lo largo del día, para evitar que llegue al cansancio extremo.

Truco Número 6: Si crees que tu bebé está sufriendo cólicos del lactante, prueba a masajear su tripita antes de ir a dormir.

Una solución puede ser aprovechar el baño relajante para terminar con un masaje en la tripita con algún tipo de aceite natural que lo relaje, como la Caléndula o lavanda.

Truco Número 7: El método del pañuelo.

Uno de los que hemos conocido hace poco, y no ha dejado de sorprendernos. Consiste en coger un pañuelo de papel, tipo Klinex, y pasarlo muy suavemente por la carita del bebé, acariciándolo dulcemente. Ya verás que poco a poco, irá cerrando los ojitos y se quedará dormido en cuestión de segundos.