Saltar al contenido
Cuna Nido

Dar el pecho, ¿Qué necesito?

Hoy en día, para todo lo que hacemos nos creamos una serie de necesidades que nos superan. Y si nos planteamos dar el pecho al bebé, esto no podía ser menos.

Dar el pecho no es complicado, a parte de las dudas iniciales que nos surgen, y que se encargan de avivar muchas personas cercanas. La lactancia materna debería ser un acto instintivo, como siempre lo ha sido. Otra cuestión  es que podamos hacerlo mejor o peor. Sentirnos más agusto o no, pero lo cierto es que desde que el mundo es mundo las mamás han alimentado a sus bebés con leche materna.

Seguro que al principio te preguntas si dar el pecho duele. Al principio es bastante molesto, pero cuando el cuerpo se acostubra, deja de doler. No es un dolor tal cual, sino un escozor, que puede llegar a preocuparte, pero no tengas problema, y consulta a tu matrona, en el caso de que tengas dudas.

Cómo dar el pecho en cuna de colecho

Para dar el pecho, lo único que necesitas es confortabilidad, ser mamá y tu pecho. Así de sencillo. Puedes dar el pecho en la cama, sin problemas.

Y también puedes hacerlo en una cuna de colecho, cómodamente, tumbada hacia el lado en que está el bebé.

Pero es cierto, que hoy en día existen ciertos utensilios que harán que la tarea de la lactancia materna se convierta en algo más cómodo. Como te vamos a contar a continuación.

Seguro que muchas de las cosas que vamos a recomendarte, ya has oído hablar de ellas, pero nunca viene mal recordarlas de nuevo. Si estás embarazada, ahora es el momento de ir buscando la mayoría de ellas. Porque cuando nazca el bebé te encontrarás en una situación demasiado nueva, como para ponerte a investigar sobre ellas.

Así que nos ponemos en marcha:

  • Un libro sobre lactancia materna. El de Carlos González, “Un regalo para toda la vida” Muy importante estar informados ante el aluvión de opiniones diversas y bien intencionadas que os viene encima.
  • Un sujetador de lactancia. Especialmente si tienes pecho voluminoso. Para una mejor sujección y comodidad.
  • Discos para el pecho de algodón o parches de lactancia. Muy prácticos para no manchar la ropa.
  • Lanolina. En la mayoría de los casos, al principio, dar el pecho duele, o pueden salir grietas. Así que lo mejor es utilizar algo para suavizarlo, y creedme que las cremas que venden para eso no son la mejor solución. También puedes utilizar tu propia leche para suavizarlo una vez termines cada toma.
  • Una muselina, muy prácticas si vas a dar el pecho fuera de casa, o si simplemente quieres proteger a tu bebé de miradas indiscretas, o taparle si hace frío. Uno de los productos más prácticos.
  • Una cuna nido, babynest o cuna de colecho. Perfectas si no quieres levantarte de la cama para dar el pecho a tu bebé. La manera más cómoda de descansar en los primeros días, y meses del nacimiento.