Saltar al contenido
Cuna Nido

¿Cómo tapar a un bebé recién nacido para dormir?

Cómo tapar a un bebé recién nacido para dormir

Recuerdo cuando nació mi hijo que una de las cosas que más nos preocupaban como padres era el hecho de cómo tapar al recién nacido para dormir en la cuna.

Los bebés son sumamente frágiles, y resulta muy complicado saber si están descansando en su cuna con la temperatura correcta o no. Si el bebé tiene calor, o si está pasando frío, no descansará correctamente y se despertará más a menudo durante la noche.

¿Cómo tapar a un bebé recién nacido para dormir? Seguridad y comodidad, son las dos condiciones con las que tienes que contar para tapar al bebé cuando duerme. No dejar objetos innecesarios en la cuna, y asegurar que las mantas o sábanas sean suficientes para que no se arruguen. ¿La mejor elección? Un saco de dormir.

Por eso, si quieres que tu bebé descanse y duerma del tirón durante toda la noche, asegúrate de que lo abrigas de manera correcta y no tiene exceso de calor ni frío.

También puedes leer:

Pasos a seguir para tapar a un recién nacido para dormir

Entre las cosas básicas que deberías tener en cuenta a la hora de preparar la cuna del bebé para dormir, es retirar ciertos objetos que, de ninguna manera deberían estar en su cuna mientras duerme:

  • Objetos que no resulten necesarios en el descanso del bebé, como las almohadas, peluches o cojines. Resultan peligrosos durante el sueño del bebé porque podrían tapar su cara, o producir un exceso de calor durante la noche.
  • Juguetes pequeños que de ninguna manera deberían estar en la cuna durante la noche.
  • Edredones, cobertores o colchas, porque el bebé puede liarse con ellos durante la noche, o tener calor excesivo porque se arrope con ellos.
  • Los protectores de cuna o chichoneras deberían estar bien asegurados para evitar que durante la noche caigan encima del bebé.

Todos estos objetos podrían producir la asfixia del bebé, así que, bajo ningún concepto deberían estar en su cuna durante la noche. Por eso, lo contemplamos como el paso principal y necesario para preparar el lugar donde el bebé descansará.

 

  • Busca pijamas o bodis cómodos, de algodón con los que tu bebé pueda dormir bien sin que le aprieten o le queden demasiado amplios, para que no se produzcan arrugas. Puedes combinar pijamas y body dependiendo del frío que haga en la casa.
  • Siempre animamos a utilizar los famosos sacos de dormir, en lugar de miles de mantas, edredones o colchas que incomodan al bebé. Con un saco el bebé mantendrá la temperatura correcta en su cuerpo, no se va a desarropar y aseguras que no suda durante la noche.
  • En el caso de que el bebé sea muy recién nacido, y la casa donde estáis sea muy fría, puedes utilizar un gorrito de algodón para que el bebé no pierda temperatura por su cabecita. Deberá ser un gorro justo para su cabeza, que no le quede excesivamente apretado.

Cómo tapar a un bebé recién nacido para dormir en invierno

 

Durante el invierno hay que tener especial cuidado en la manera en que preparamos el lugar donde va a dormir el bebé.

Aunque es una época en la que hace más frío en el exterior, puede ser que la casa alcance la temperatura correcta, así que no es necesario abrigar mucho al bebé.

Si utilizamos un saco para dormir podemos evitar que el bebé se destape por la noche.

Por eso, lo ideal es elegir un saco para que el bebé duerma tranquilo, adecuado a la temperatura que haya en el interior, así no te preguntarás cómo tapar a un bebé recién nacido para dormir.

Es muy importante tener en cuenta que los bracitos del bebé queden fuera de las sábanas o mantas, para que así no haya riesgo de que su cabeza quede tapada. Por eso los sacos son perfectos para dormir al bebé de forma segura.

Lo más indicado para este tipo de sacos de dormir es que sean de algodón, para que la piel del bebé pueda transpirar, y no sude mientras el bebé duerme en su cuna.

Probablemente esta no se parezca al lugar más acogedor donde imaginas que puede dormir tu bebé, pero lo cierto es que es la forma más segura de arropar a los bebés recién nacidos.

Como arropar a un bebé recién nacido en verano

Durante el verano es más sencillo saber cómo tapar al bebé recién nacido en su cuna. Especialmente porque no son necesarios tantas mantas, sábanas, o pijamas. Dormir al bebé en verano es más sencillo si tenemos en cuenta un par de cosas básicas.

Como siempre, lo más cómodo es un saco más fino, utilizado encima del pijama del bebé, para asegurarnos de que no se desarropa durante la noche.

En verano es mucho más sencillo, porque el bebé sólo necesitará el saco, y no vamos a necesitar poner mucho más en la cuna para arroparle.

¿Cómo conseguir que el recién nacido duerma de forma segura en la cuna?

Si has decidido que tu bebé debe dormir en su cuna en lugar de dormir contigo en la cama, hay ciertas medidas que deberías tener en cuenta para su correcto descanso:

  • Mantén una temperatura agradable en el cuarto del bebé. No debe ser ni muy alta, ni muy baja. Lo ideal son en torno a 20-23 grados Centígrados.
  • Si tienes la posibilidad, y el lugar donde vives es seco, utiliza un humidificador. Esto hará que el ambiente sea mucho más agradable, y evitarás resfriados, o bronquitis indeseadas. Gracias a la humedad del ambiente los mocos saldrán al exterior, evitando la congestión de las fosas nasales, y en consecuencia, el bebé dormirá mejor.
  • En la medida de lo posible, utiliza un saco de dormir para bebés adaptado a la estación en la que te encuentres. Siempre es mejor utilizar ropa para el bebé de algodón, y si es orgánico, mucho mejor.

Cómo envolver al bebé recién nacido para dormir con una muselina

Una opción también muy adecuada y relajante para el bebé, especialmente cuando es recién nacido, es envolverle con una muselina de algodón, o manta elástica. Si te preguntas Cómo tapar a un bebé recién nacido para dormir, esta es una de las mejores maneras.

Ésta es una de las formas de arrullar al bebé más adecuadas, si se hace correctamente, porque se sentirá protegido, seguro y en la temperatura ideal, como si estuviera en el vientre materno.

  • Estira la muselina o manta en forma de triángulo.
  • Coloca al bebé en medio de la muselina.
  • Toma el extremo izquierdo y llévalo hasta su pecho, doblando de esta manera toda la parte izquierda de la cobija. El bebé debería quedar tapado con toda la parte izquierda de la manta elástica. La tela sobrante, colócala debajo del bebé, para que esté mejor arropado y protegido.
  • Puedes seguir las indicaciones del vídeo que te dejamos a continuación, te resultará mucho más sencillo si lo ves:

Cómo tapar al bebé en el capazo

Igual que en la cuna, puedes utilizar el capazo cuando el bebé es recién nacido. Como este accesorio es bastante más pequeño que una cuna, el bebé se sentirá más protegido durmiendo en él.

Lo más práctico es usar un saco de capazo para que no se desarrope. Realmente es muy complicado encontrar sábanas o mantas para capazo, así que es lo mejor.

De esta manera el bebé estará perfectamente arropado, y no se despertará por frío o calor durante la noche.

También te puede interesar:

Summary
¿Cómo tapar a un bebé recién nacido para dormir?
Article Name
¿Cómo tapar a un bebé recién nacido para dormir?
Description
Todos los tips para tapar al bebé mientras duerme en su cuna
Author