Saltar al contenido
Cuna Nido

Cómo Dormir al bebé en Verano

Si quieres saber cómo puedes mejorar el sueño de tu bebé, sigue leyendo. Te contaremos algunas pautas y consejos que te resultarán de mucha utilidad sobre cómo dormir al bebé en verano.

¿Tu bebé no duerme lo suficiente? ¿Sientes duerme pocas horas y le cuesta conciliar el sueño? No es nada extraño. A muchos nos ha ocurrido lo mismo durante días y noches con un bebé que apenas dormía una o dos horas y se despertaba.

cómo dormir al bebé en verano

Cómo dormir al bebé: El Sueño Infantil

Como ya sabrás, el sueño es un proceso mediante el cual, el cuerpo se regenera y realiza funciones básicas que no puede llevar a cabo cuando estamos despiertos. De ahí que dormir sea la mejor medicina, e incluso resulte fundamental para algunas funciones fisiológicas. Queda claro, que debemos dedicar las horas recomendadas para descansar correctamente.

Cuando esto lo aplicamos a los bebés cobra mayor importancia. Porque durante el sueño, asimilan y gestionan todo lo que han aprendido durante el día. Su cabecita está en constante desarrollo físico y psicológico, por lo que debemos prestar especial cuidado a su descanso.

Si los bebés no duermen las horas recomendadas por los pediatras según la edad en la que se encuentren podría traducirse en algún tipo de contratiempo, como por ejemplo, problemas de conducta.

 

Rutina para dormir al bebé

En casi todo lo que tiene que ver con el bebé, la rutina es la solución.

El bebé necesita sentirse seguro, repetir comportamientos, por eso, hacer las mismas cosas antes de ir a dormir, les ayudará a entender que ha llegado el momento de descansar.

 

Baño relajante

No hay nada más agradable que terminar el día con un baño relajante. Los bebés no son diferentes, y les encanta el agua. Especialmente en verano, cuando todos acabamos acalorados, y eso mismo nos impide dormir.

Dar un baño agradable al bebé, con geles, cremas y aceites específicos para calmar la piel y protegerla, le ayudará a conciliar el sueño más fácilmente.

Masaje calmante para dormir

Nada más agradable que las manos de papá o mamá para calmarse y tener un poco de sueño. Una loción con caléndula u otro olor agradable serán perfectos para que el bebé se relaje y comience a pensar en su cuna.

Mediante el masaje establecemos un vínculo muy especial con el bebé, y también les transmitimos seguridad.

Música relajante

La música puede convertirse en tu aliada antes de dormir. Tanto si prefieres una melodía clásica como algo tranquilo para bebés, el éxito está asegurado. La opción de cantar algo al bebé, las nanas de toda la vida, también son una buena opción, porque al bebé le encantar escuchar tu voz.

Siestas después de comer

Quizás uno de los puntos más importantes, y de los que más se evitan.

Las siestas son fundamentales para que el bebé siga correctamente su rutina. Es cierto que quizás algún día no quiera dormir, o al principio sea difícil establecerla. Pero como todas las rutinas, se requieres constancia y persistencia.

Especialmente en verano, cuando pasamos más tiempo fuera de casa y el bebé no duerme como debería. Aunque sea así, intenta que eche las siestas en el carrito, o en la playa. Si es necesario, túmbate con él al principio. Ya verás que tampoco te vendrá mal a ti 😉

Apaga la luz

La luz tiene un papel fundamental en el sueño. Cuando comienza a anochecer nuestro cuerpo empieza a liberar melatonina, la hormona responsable del sueño. Comenzamos a sentirnos cansados, y nuestro cuerpo intuye que es la hora de ir a dormir.

Si no facilitamos esa tarea, nuestro cuerpo seguirá manteniendo el mismo grado de actividad, y nos mantendremos alerta por más tiempo.

Por ese motivo, es muy importante que bajemos la luz de la habitación del bebé, para que poco a poco comience a sentir que es hora de descansar. Baja las persianas y apaga las luces, ya verás como le resultará más sencillo dormirse aunque sea de día fuera.

Finalmente cómo dormir al bebé en verano

Dormir al bebé en verano no es una tarea sencilla. Exceso de luz, de emociones, cambios de horarios…todo eso nos obliga a ser disciplinados y no dejar la rutina. Ya verás como de esta manera conseguirás que tu bebé duerma las horas que le corresponden.

Y no olvides que la rutina no se consigue en un día. Debes mantener el hábito durante un tiempo, hasta que se convierta en normalidad.

Esperamos que todas estas recomendaciones y consejos te sirvan y que dormir al bebé en verano se convierta en algo natural. No olvides que cada bebé y sus padres van aprendiendo qué es lo que más les gusta y cómo se sienten mejor. Ante todo sigue tu instinto.